Blogia

DESDE MI PLANTA

En referencia a la foto anterior, me ha dado un bajón. Perdimos aquel partido de la Eurocopa. Ya no tiene sentido para mí.

*

La locura me hace pensar que no necesito leer. Creo que lo tengo ya todo dentro, pero aparece de tanto en cuanto. Depende de cómo esté de memoria y recuerde cuándo escuché o cuando lo vi por televisión tal o pascual.

*

Y hablando de televisión, el otro dia vi una peli muy buena. Un tipo corriente,de Ricardo Darín....¿cómo coño se quita la negrita?En fin, muy buena.(Por fín) Entre House y la ya citada, un principio de depresión va haciendo mella en mí. Menos mál que mañana hay futbol y que el jueves echan los Serrano.

*

Hay veces que me salen ideas artificialmente, pero vienen acompañadas de una terrible somnolencia y un estado de embobamiento. Tal vez sea el precio que hay que pagar, como cuando deseas descargarte archivos de internet y te piden una subscripción. Y lentitud, sobretodo. Y hambre, mucha hambre de aquella falsa. Y sed, para humedecer los labios, aunque lo verdaderamente necesario sea humedecer los dedos, totalmente anquilosados y torpes.

*

Pienso, también, mientras me voy animando, que la sociología es una de aquellas ciencias que da palo estudiar. O al menos eso es lo que piensas cuando tienes dieciocho años y tienes el papel de la Selectividad delante. ¿A quién coño le podría gustar estudiar tal tostón?. Pero mira tú las cosas. La cosa cambia cuando creces y vas haciéndote viejo para descubrir que te encanta rallarte la cabeza pensando los porqués, los cómos y las demás preguntas típicas para analizar y desmenuzar tanto los comportamientos personales como los ajenos. Sientes la curiosidad por saber si lo que piensas coincide con algo que dijo alguien dedicado a la materia. Me preocupa, porque si no es así, ¿a qué debería recurrir? A la filosofía. ¿Seré filósofo? Nada próximo a la vanidad, os los juro, pero me preocupa. En todo caso, una tercera carrera no me la planteo. Al menos a corto plazo.

*

Y de asterisco en asterisco, y aprovechando que estáis aquí, compartir con vosotros un temor que ya debía haber dejado atrás hace tiempo. ¡Responsabilidad! Vino lenta, como Burocracia, pero ya me va pidiendo cuentas. Por lo que apago el ducados y me voy a dormir.

*

Ya que hablamos de Mafalda, recuerdo un asunto pendiente con ella. Estoy ansioso por saldar ya las cuentas.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

"El seny" y "la casta" nadan juntos en esta fotografía. ¿Lo veis como sí es posible? Aunque ver a Figo sometido por la ley de Puyol decanta más la balanza hacia lo primero. Igualito que en el Estatut, vamos.

Si ya lo dicen, soy un personajillo

Es habitual, dentro del mundo escolar, el uso de la denominada metodología de los rinconcitos. Esos espacios reservados a diferentes temas didácticos, donde el niño o la niña se desenvuelve con familiaridad y sin complejos, como pez en el agua, ensayando y probando como si de un juego se tratara. Así hasta culminar un proceso de aprendizaje que para el enano/a en cuestión pasa prácticamente desapercibido.

ESta observación, casi pedante, mencionada y escrita para demostrarse a uno mismo que de algo le ha valido un titulo de maestro y para observar con asombro que algo le queda de ello, sirve de pie para una reflexión infatil que le circula dentro. Porque parece que la vida va pasando por rinconcitos, de tamaños considerablemente mucho más grandes que las esquinas de un aula, pero proporcionales a las estapas de una supuesta madurez y experiencia en la vida. Y como mi divagación en cuestión se puede localizar en varias zonas geográficas de mi ciudad, la gilipollez que me hace pasar el rato mirando al vacío toma fuerza frecuentemente en momentos de aburrimiento.

Y es por eso que cuando paso por mi colegio recuerdo los coscorrones de los curas, las campanas, el primer cigarrillo, el camino terrorífico a casa con las notas en la mano, los primeros vicios en una sala recreativa...Y cuando atravieso la Ronda de Dalt recuerdo los Escolapios, la tontería pija que que me entró al estudiar económicas en Abat Oliba, la rectificación tuerta al estudiar Magisterio en Llars Mundet, los campamentos de verano en el Pabellón de la Vall d’ Hebron, el camino hacia la Ciudad Deportiva de Sant Adrià del Besòs....y cuando paseo por las Ramblas me veo saliendo en la Facultad de Periodismo, corriendo con prisa para llegar al Liceo, 5 minutos más tarde, intentando comprobar si su moto sigue aparcada, aunque ya sé que no. Y al salir, pasando por la Rambla del Raval, me acuerdo del gato y de las cervezas, de los kebabs y del Marsella. Así hasta que cambio de barrio mental y subo por Urgel, retrocediendo en el tiempo al pasar por delante de aquel Bracafé en el que me comía a besos a la persona equivocada, mientras que en una calle paralela, mis amigos y yo acabaríamos años después inundándonos de cerveza y JB hasta las 5 de la mañana. Y así hasta llegar a Diagonal y girar a la izquierda, donde vuelvo al presente. Donde mis pasos han avanzado y/o retrocedido últimamente hasta hoy (y virgencita virgencita, que me quede como estoy).

Pero es un no parar. No hay forma de detenerlo. Porque cuando paso por Travesera de Gràcia, veo la Oreneta y aquellas otras fiestas, hasta atravesar Lepanto, testigo de un beso valiente a una mujer valiente, capaz de soportarme hasta el momento. Aunque al llegar a Cartagena los recuerdos se dividen en dos o tres instantáneas que ya no sé dónde ubicar. Y así por toda Barcelona, por donde a cada calle se cierran y se abren momentos o recuerdos diferentes. Rincones, en definitiva, de aquellos imperceptibles, que demuestran que la vida pasa como si nada.  

La cara amarga

La cara amarga

Claro. Me preguntan en una oferta de Infojobs si leo algún blog. Y evidentemente que sí, respondo. LLevo casi dos años metido en este mundillo del que quiere y no puede, o del que cree saber y no sabe. O, visto desde otro punto de vista, del que necesita compartir algo con el mundo invisible. Pero la cuestión trata de que si respondo que sí, que yo hasta tengo uno, y además le doy la dirección, ¿qué va a pensar el que me visite si ve que esto esta casi muerto? No por nada, querido lector y posible entrevistador. Usted ya sabe que el mundo funciona a rachas, según momentos de una actividad proporcional a nuestro estado físico y anímico en esta nuestra sociedad. Desde mi planta funcionó en aquellos tiempos dicharacheros en los que las neuronas no dejaban de moverse a sus anchas, en los tiempos en que uno bajaba y subía las plantas de un teatro operísitico repleto de inspiración y de historias que recoger y recopilar, de momentos en los que la actividad frenética para subsistir se escalonaba y se amontonaba, casi hasta esxtremos de verse desbordados.

Y ahora comtempla usted que cualquier tiempo pasado fue mejor. Aquellos tiempos pasaron. El teatro se volvió a quemar, los pasillos de la universidad quedaron vacíos, los estímulos se fueron difuminando y desapareciendo, ellas se fueron olvidando de darme las pautas para seguir escribiendo una novela personal, triste y melancólica, que nunca me hizo bien. LLegó la rutina, las mismas cosas que hacer, el encefalograma plano. Las puntas se allanaron. De la Aspiración a ser algo, se pasó a la Asquerosidad. Y en EFEcto, llegó el desempleo. LLegaron seis meses estables emocionalmente, llegó la misma cantinela diaria. Y así no se puede. Uno se pasa todo el día a la espera de que le muevan, mientras se arruga con espanto al ver que le ha salido una cana más, un oyuelo más, una peca más, una mancha que no sabe de dónde ha salido. Uno se mueve entre muros transversales y en diagonal que le impiden mover con facilidad, y se estrella ante un teclado que pide candela a unos dedos sin historias que contar.

Pero paciencia. Todo es eso. Puntas. Altos y bajos. Valles y desiertos, como cantan Los Planetas. Todo se andará. De momento, contemplen la cara amarga del desempleo, del que llama pero al que no contestan, del que busca pero no encuentra, del que duerme mucho pero descansa poco, del que no se mueve pero bien se cansa, del que ruega y reza de mentirijilla para que el aburrimiento pase a mejor vida.

De momento, la única experiencia laboral que me proporciona frutos es la de acomodador del Liceo. Ayer subí al Sol -Villarroel 216, queridos amigos- para ejercer de colgador colgado y cobrar proporcionalmente  mucho más en una hora que lo que la docencia, el teclado, un blog de notas o un reportaje podría hacerlo. Pero no desestimo en mis intentos. Ahí seguimos.

Imagínate. Tanto tiempo hacía que no me conectaba que no sabía que el formato de blogia había cambiado. Sé que existía el blog, pero, ¡qué pereza! Impostor es aquel que habla sabiendo que no sabe hablar. O el que escribe sabiendo que no sabe escribir. O cree que no sabe escribir. Impostor es aquel que escribe pero no lee. Impostor se debería llamar mi libro. Porque si alguna cosa clara hay que sacar de todo este embrollo -mi vida en general-, es que mi madurez alcanza a entender que hay que seguir algunas doctrinas borreguistas. Tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. De momento mi vida transcurre paralela esto uno o dos escalones por debajo. Plantar un árbol no, pero muchos pinos sí. Un hijo no, pero un perro sí, al que nunca quise de verdad. Y un libro no, pero unos cuantos capítulos de un blog que no sé muy bien porqué existió, sí. Algunops buenos, algunos malos, algunos realmente lúcidos, otros vácuos, insípidos, vacíos, fríos...lamentables. Y bueno, se le suman mis crónicas del AS, que nunca que llegué a escribir. Pero sí entrevistas, artículos y columnitas que me permiten, eso sí, poner en mi curriculum que he sido redactor de un diario.

Y mira tú lo que son las cosas. Aparezco de nuevo aquí y me dan ganas de escribir. Pero vuelve lo de la hipocresía. Escribir sereno, así como así, solo da un resultado. Negro sobre blanco que diría aquel. Que tiempos aquellos en los que la inspiración brotaba así como así y no hacía falta estimularla arificialmente. Porque realmente así sucedía. Y olé mis huevos. A veces pienso que hay gente que nació con marihuana incrustada en la cabeza, de serie. De ella salen las ideas, las reflexiones, las dudas, las curiosidades, la creatividad. A veces, por la calle, veo una escena que me hace reflexionar. Es la punta de un cabo. Un hilito que uno se encuentra en la calle del cual uno puede estirar hasta encontrar una soga. Y va estirando, y va subiendo a medida que va descubriendo cosas de las que hablar o de las que escribir. Encontrarlo así como así es dificil. Cuesta. Tal vez el aburrimiento sea un buen sustituto, o tal vez inyectarme por las venas la paranoia de Los Planetas sirva de algo.

En fin, que ya veremos a dónde nos conduce esto. De momento algo hemos ganado. Intimidad, hipócrita, pero intimidad. LO que escribo para mí, y espero que para alguna pobre alma que se deje caer por aquí. De casualidad, o porque recuerde que aquí escribía alguien que le gustaba leer y compartir rayaduras de cabeza. ¡Ahí queda eso! 

Super Exclusiva

Super Exclusiva

El título del post es para intentar atraer visitantes a este blog en horas bajas. A ver si somos capaces de resucitar mi flojo, pachucho y débil Nedstatbasic. Disculpen las molestias.
*
Lo realmente raro es que El Terrat haya producido un disco al Neng y no lo haya hecho con Monica Green, la vocalista del programa. O tal vez sí lo ha hecho. O no lo sé. La cuestión es que me vino ayer a la mente mientras veía el programa. Esta americana es espectacular....narananarananaranananaaaaaa...!!
*
Me gustó, y por eso lo posteo. Dicen los chinos que para llegar a conocer realmente bien a una persona hace falta comer con ella cinco sacos de arroz. Yo asiento. Siempre llevo preparados los palitos por si se da la ociasión.
*
También asiento. Déjate de definiciones absurdas como la de formar, informar, entretener e interpretar. "El periodismo es informar que Lord Jones ha muerto a gente que nisiqiera sabía que Lord Jones aún vivía". Un tal Gilbert Keith Chesterton dixit.
*
Corre por los pasillos del Liceo una niña recién vestida de rojo con mucho arte. Muy agradable. Interesante vamos. Además con un cierto toque de empanamiento y de desorientación que la hacen aún más encantadora. Me atrae que tenga esa dosis de dispersión. Me recuerda a mí. En fin, que parece que la primavera ha llamado ya a mi puerta, con varios días de retraso no obstante.
*
Y ya que estamos hablando del Liceo...se representa durante estos días una obra de Rossini. La Gazzeta, bajo la dirección artística de Dario Fo. No está mal. Recomendable. Una comedia buffa que nos muestra el poder que ejerce la prensa sobre nosotros. Su capacidad de influencia, vamos. Algo que a estas alturas ya se sabe. Pero no tanto en los siglos XVIII-XIX, por lo que cabe considerar que Rossini era un lumbreras adelantado a su época.
La puesta en escena está muy lograda. No cabía esperar menos de un nobel de literatura que aparenta estar ido de la cabeza. El escenario es el reflejo de la vertiginosidad y lucidez que caracteriza a este tipo. Movimiento constante de figurantes, bloques móviles y del resto de componentes que conforman la obra. El otro día me tocó dar ramos a los cantantes, y mientras esperaba mi triunfal turno, el backstage era un todo un hervidero. Uno que entra, otro que sale. Un mono que se convierte después en un apuesto galán, cinco bellas señoritas en pañosisimos menores...Los regidores no daban abasto.
Por otro lado, lo único reprochable -o dílo como quieras- es que la pizca de picardía y lo que realmente hace reir al público es algo que el propio Fo incorpora como anexo al libretto original. Claro, el mérito es suyo. Pero se tiene que considerar que lo bueno no es la opereta en sí, si no el talento Foiniano. Guíños en definitva. Pinzeladas de sarcasmo que maquillan el porqué la obra nunca llegó a triunfar. El propio movimiento de la escena o bromas fuera de guión. Como por ejemplo, asegurar que el turco es un dialecto del catalán o varios fragmentos en los que se para la función para divagar de cualquier cosa..en catalán, com no.
A parte, se esperaba que la crítica hacia Berlusconi que se nos había vendido fuera un tanto más explícita de la que en parte dícese existir.
Pero coño, me voy por las ramas. Lo que quería hacer era rajar! Principal y único fin con el que desdemiplanta fue creado. Aunque luego haya ido a parar a otros asuntos más melancolicos o personales. Rajemos pues. Y es que sólo un teatro que ha visto cómo se incendiaba en dos ocasiones, con la repercusión que tuvo el segundo en 1994, es capaz de crear una performance decorativa ilustrativa neoguay del paraguay en ocasión de esta obra. En el balcón foyer, zona en la cual los burgueses pueden satisfacer sus ansias de nicotina, un montón de diarios recorren el pasillo. Ordenaditos, muy monos todos ellos. Pero todo el mundo sabe ya que el papel prende. Y que el riesgo es mayor si 100 cigarros candentes y humeantes rondan alrededor. Para que luego los de seguridad te rallen la cabeza por memeces y por tonterías. Para que se inviertan millones en cortafuegos y materiales ignífugos. Para que te insistan en la necesidad de recordar a los señores clientes que en el Foyer -que no Balcón Foyer- no se puede fumar porque el suelo es de madera. Y para más colmo no tienen la decencia, como mal menor, de poner entre las publicaciones ni un solo diario AS.

No sé escribir...

Pues eso. Qué estrés!

Vinceró!!

Irá conmigo adonde vaya. Ésta será el área que tatarearé cuando recuerde aquellos momentos en los que estuve deambulando por los pasillos enmoquetados del Gran Teatro. Pertenece a la obra que presentan estos(mis últimos)días: Turandot, de Puccini. Y debe ser cosa del destino, porque en su letra se esconde un grito al cielo. Al alba vinceró! El tenor, que no tengo el honor de saber quién es, no es que sea comparable con Franco Farina ni Richard Margison, pero menos da una piedra.
Para aquellos que les suene, sí, también pertenece a la B.S.O de Mar Adentro.
*
LIÙ
(alzando sus ojos con ternura)
Un amor secreto e inconfesado
tan grande que esta tortura
para mí es una dulzura,
porque la ofrezco
a mi señor...
porque, callando, le doy
tu amor...
¡Te lo entrego, princesa,
y lo pierdo todo!
¡Incluso la esperanza imposible!
¡Atadme y torturadme!
¡Dadme tormentos y suplicios!
¡Ah! ¡Como ofrenda suprema
de mi amor!

Saló dels miralls. 20:25 zulú.

-¿Me da un programa?
-Y tanto, son cinco euros.
-En castellano, por favor.
-Lo siento, no me quedan. Sólo en catalán.
-Ah, perfecte. Jo sóc de Reus. El que passa és que aquests són de fora...però tan se val.
-Perfecte donçs...així n'apendran llavors.
-No! Hem d'aprendre nosaltres noi! Fixat-hi. Aquest any, el 50% de les inversions, a Madrid. El 48 al resto...i aquí només el 2%. Alguna cosa fem malament!
-Ah! Deu ser que som més tancats, o que no es refien de nosaltres...
-Querido, no compres en catalán, que no lo entienden. Ya iremos abajo...
-Nen...la parenta mana....Un plaer.
-Perfecte. Que disfruti de la funció.

Mi pantalla....

Mi pantalla....

...en horas bajas de inspiración...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Aquí Seguimos

Me mola esto del periodismo, en serio. Cada día estoy más motivado, sobre todo al comprobar que el periodismo deportivo también engloba ciertos aspectos y temas intersantes, importantes y aportantes. Ahora estoy detrás de dos temas. Mundicat(o cuando en el fútbol lo importante no es el resultado), un torneo para inmigrantes que esconde detrás una gran cantidad de historias humanas de superación y compromiso, y el caso de Joan Ojeda (o la realidad deformada hacia lo absurdo), un espeleólogo condenado en 1999 a cuatro años de cárcel por utilizar "micro explosivos" para abrirse camino en un paso estrecho....y que ha visto como 6 años después el Ministerio de Justicia le ha negado un indulto que el propio juez solicitó por admitir que la condena, aunque justa según el código penal, es totalmente desporporcionada. Todo por una cláusula inexistente n la actualidad que matizaba "la intencionalidad delictiva" del uso o la posesión de material explosivo. Esperpéntico vamos...

23:50

El otro día pensé -oh milagro- que los que más trabajo deben tener en el mundo de la televisión son los relizadores, ayudantes de realización y demás personal de edición de Antena 3. Por los anuncios digo. No calculé el tiempo, pero bien seguro que me tragué 20 minutos de publicidad. Y pensé, tras mi paso infructuoso por el Taller de Televisión, que debe ser un curro que te cagas. Dentro video del coche, dentro video del yogur, dentro video del peliculón, dentro video de antena 3, dentro video...Imaginad hasta donde ha llegado el asunto, que la cadena tiene que recordar durante la publicidad -a los diez minutos aproximandamente- qué programa están emitiendo. Normal. Seguro que los televidentes de Antena 3 ni se acuerdan.
Y ya el no va más. Una de las invitadas de Buenafuente de ayer fue Silvia Jato, y no precisamente para mantener la típica charla, si no para publicitar no sé qué promoción. Si es que ya lo dice no sé quién: "Money rules!".
*
Publicidad: Estudiantes de Comunicación Audiovisual están a punto de presentar el cortometraje 23:50, que según palabras de las guionistas, "trata de reflejar lo absurdo de lo absurdo de este mundo en el que vivimos, lleno de problemas de incomunicación y en el que las banalidades de la vida cotidiana hace que ignoremos aquello realmente importante".
*
Estoy fustrado porque mi creatividad aparece sólo cuando es estimulada artificalmente
*
Me iba a ir a Grecia un mes. A cuidar tortugas. Iba a trabajar en Julio en un campamento de verano. Iba a seguir acomodando a burgueses en el Liceo. Todo al garete, gracias a Dios. Seguiremos ASeando hasta Septimebre para mi gozo y regocijo. Pero, ay de mí. No es oro todo lo que reluce. Falta iniciativa, falta pulir detalles. Falta integración. Falta algo.
*
Gran personaje. Gran blog.

Campeoooones!!

Campeoooones!!

Wintertur Barcelona 96- Ricoh Manresa 57. Mi primera visita al Palau como periodista acreditado, que no como cronista.
Marquinho, aquests de Manresa no la toquen gaire eh? Per cert, hauriem de escanejar el repor que vam fer i enviar-l'?s?hi?ho (cagüen en els pronoms febles). Ja no més per aquella entradeta del Barça-Milan...jeje

Macanudo

Macanudo

Desde bien pequeño que leo las tiras cómicas de Mafalda y siempre lo he pensado. Yo soy Manolito, me siento identificado con él. No tanto por su faceta empresarial y por sus dotes de escuálo, sino por su lado más humano. Que lo tiene, y en abundancia. De todos lo personajes del Dios Quino, creo que es el más normal de todos. Zoquete, asno, rudo, más basto que un arao, allí lo tienes, tratando de hacer volar un barco de papel, o sacando punta a un lápiz con las uñas. Es un tipo lleno de buenas intenciones, el pobre. Vive en un mundo paralelo, fruto de su propia interpetación de la vida. Desde la ignorancia, ¿pero qué culpa tiene él?
Me lo imagino siempre ahí, sentado en el bordillo de la acera, con la cabeza cabizbaja. Intentando saber qué ha hecho mal. Cargando con las consecuencias de sus propios actos. Intentando relativizarlas. Haciendo volar su imaginación, pensando en su cadena de super mercados "Manolito's".
Es un bonachón. Disfrazado con una piel de tipo insensible, que no es tal. Y sincero el animal. Aún se me escapa una sonrisa al recordar como se reía, con un sobre de café desparramado en su cabeza, de una señora que trataba de equipararse a Birgitte Bardot. Sus respuestas, actos y decisiones son así, procedentes de su propia forma de ser. Con la verdad por delante. Si el mundo es así, por qué contarlo de otra manera. Bueno, excepto cuando se refiere a los productos de su colmado, claro está. Y de los Beatles, ¿qué decir si no que son unos apestosos melenudos? Claro que sí Manolito, la púcha, qué bueno que viniste! Siempre serás el más grande para mí. Sos macanudo!

El maldito elixir

El maldito elixir

Nemorino ama a Adina. La desea, la quiere tener entre sus brazos. Acariciarla, sentirla, mimarla. ¿Pero qué puede hacer un simple hombre de pueblo, introvertido, tímido y pobre ante la más bella del lugar? La más bella, la más graciosa, la más perfecta de las mujeres que puede haber en el mundo? Soñar, vivir de ilusiones, conformarse con la sola idea de tenerla en su mente. O al menos, así lo percibe, ciego él. Tapado con su propia venda, encadenado por su propia inseguridad. Fruto de su inmadurez tal vez, no se da cuenta que ella juega con él. ¿Qué se puede pedir ante su inocencia, ante su vacío, ante su falta de valor? Será imbécil, piensa ella, ¿a qué demonios juega? ¿Le gusto, no le gusto? Es esa tontería que arrastra la que le provoca comportarse como un espejo opaco, en el que algo se vislumbra en su interior, sin saber exactamente lo que es en realidad. Inmaduro él, que recurre a fantasías y a pócimas para enamorarla cuando existe una remedio mucho más fácil. Y real, y directo. Inocente de él, que no sabe que ella se muere por sus huesos. Por su forma de ser, por su forma de vivir la vida, por su sensibilidad. Por saber que se desangraría por ella. Por conocer de ciencia cierta que él sería capaz de perderlo todo por ella.
Imbécil, ¿porque juegas al despiste? ¿Porque pretendes darme celos cuando tienes mucho más a perder? ¿Porque entras en un juego de niños cuando lo que tienes que hacer es hacerme tuya?
Adina es mujer. Sabe lo que quiere, sabe cómo conseguirlo. Conoce los recursos que tiene al alcance. Y es cuando en el décimo acto de la escena primera, actúa en consecuencia. Cruelmente, pero así es la vida. Es cuando la risa, la broma, la comedia se vuelve en tragedia, en dolor, en pena. Para Nemorino. Es cuando los juegos se acaban, cuando el impacto llega. Cuando ella decide casarse con el capitán Belcore esa misma noche. Cuando Nemorino se da cuenta de que el elixir -un simple vino Burdeos- no funciona lo bien que debería hacerlo. Y allí, la música se vuelve triste, melancólica. Es cuando ante la inmediatez de los acontecimientos, el pobre pueblerino decide sincerarse y explusar todo lo que tiene dentro. Es cuando recibe la colleja. Cuando recibe la señal -tal vez demasiado tardía- de que hubiera sido mejor no andarse pòr las ramas.

BELCORE
Si a mantenerla estás dispuesta,
¿por qué no adelantarlo?
¿Qué te cuesta?
¿Por qué no casarnos hoy mismo?

NEMORINO
¡Hoy mismo!

ADINA
(mirando a Nemorino)
Se turba, me parece.
(a Belcore)
Pues bien: hoy mismo.

NEMORINO
¡Hoy mismo! ¡Oh, Adina!
¿Hoy mismo dices?

ADINA
¿Y por qué no?

NEMORINO
Espera al menos.

ADINA
¿Por qué?

NEMORINO
Hasta mañana.

ADINA
¿Por qué?

NEMORINO
Hasta mañana, hasta mañana.
¡Adina, hoy no!
Adina, creéme, te lo suplico,
no puedes casarte con él,
te lo aseguro,
espera aún otro día,
apenas un día, yo sé por qué.
Mañana, querida, lo lamentarías,
lo sentirías igual que yo.

Y es en ese momento cuando mi batidora deja de dar vueltas y se centra en la tristeza de un hombre que ve perder aquello que ama. Es cuando uno deja lo demás y decide unirse a la pena de Nemorino. Cuando piensa que en ese mismo instante bajaría al escenario para unirse a sus lamentos. Cuando trataría de interceder por él. Cuando siente empatía por ese miserable al que tanto le recuerda. Cuando piensa que todo eso que esta pasando le suena de algo que parece estar viviendo durante toda su maldita vida.
Luego llegará Una furtiva lágrima que lo arreglará todo. Pero eso ya es otro cantar.
*
Espero que el viernes, esta paginilla se convierta en Desde mi barra.

casi dos semanas después

Estoy grogui. Por el sueño que aún arrastro y por el tortazo que me acabo de meter al entrar en casa con el canto de la puerta. No osbtante, aún soy consciente para gritar con todas mis fuerzas :¡Me cago en el maldito Liceu! Porque sí, porque así no hay forma de hacer prácticas decentemente. Todo el día con estrés, con prisas, con sudores para acabar el breve, la columna, el faldón o lo que tenga que escribir. Y así no se puede. Apurando al máximo hasta las 18.30 cada día para acabar. Y claro, la imagen no es la buena. Y el resultado tampoco. No hay tiempo para pulir detalles, para poner cursivas, para encajar titulares, etc.
De lo malo, algo positivo, que es saber defenderse -o al menos intentarlo- ante situaciones límite, ante la dead line, aunque simplemente se trate de un simulacro y a pesar de que en dos horas y medias debería ir sobrado para escribir dos malditas noticias de apenas 20 líneas.
Por lo demás bien. Sigo publicado, ante la envidia y la manipulación de algunas personas
*
Cosas a corregir:
Escribir en formato agencias
Contestar al telefono y decir que soy el becario
Chotearse
Escribir según el libro de estilo de El País

Ahí estamos...

Seguimos avanzando. Con pie firme ya no lo sé, porque van apareciendo las primeras cagadas y las primeras muestras que evidencian que soy un gafe de cuidado. No obstante, ahí estamos. Más allá de que el equipo de Hoquey de Sant Cugat se llame Júnior y que no tenga nada que ver con su categoría y de que mande a Madrid a los jugadores del Espanyol un día antes de lo previsto, las cosas siguen su inesperado y satisfactorio curso.
Otra cosa a tener en cuenta. ¡Ojo! Los breves no los son tanto. Siempre quedan un par de líneas por llenar, las muy condenadas. Cuestan las malditas. Ahí ya entran en juego todo clase y tipo de perífrasis y rodeos para llegar al "ajustar texto". Todo lo contrario que sus titulares, en los que en dos líneas a una columna, con un cuerpo considerable, se debe sintetizar lo máximo posible.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Viento en popa a toda vela

Viento en popa a toda vela

Las cosas durante el segundo y el tercer día siguen su buen curso. Al menos de momento. Ayuda el hecho de que la redacción de AS en Barcelona sea pequeña y nunca venga mal una pequeña ayuda. También lo hace que el ambiente sea distendido y cordial, y que mis dos principales tutores sean dos chicos jóvenes, de 23 y 20 años. ¡Unos cracks muy pacientes!
Hoy he vuelto a publicar. Dani decide que no jugará el próximo sábado en el Vicente Calderón, más breves. Perfecto, no me puedo quejar. Hasta el Indesign y el Copy parecen rendirse ante mí y no oponer ningún tipo de resistencia.
¡Pero ojo! No vale relajarse. Hay ciertas puntas a limar que van más allá de una falta de ortografía o un filete mal puesto. Una, no dejo de ser un becario que está ahí, dando el coñazo para aprender algo. Siempre se puedes molestar a los demás sin darse uno cuenta. Dos, la sociabilización en las ruedas de prensa y en los entrenos son básicas. No vale meterse en una burbuja. Tres, hecho de menos a mi ángel de la guarda en el momento de las ruedas de prensa. De hecho siempre, pero aquí no valen fotocopias de apuntes ni usar grabadora. Hay que ir a piñón con las declaraciones de los jugadores y luego poder entender lo que has escrito. Cuatro, las interpretaciones también son basiquísimas. Aquí se encuentra uno de los puntos de inflexión que te hacen ser buen o mal periodista. El tono, los gestos o el contexto de las palabras de un jugador son lo que decantarán que una noticia vaya en una dirección o en otra. Y si no, que alguien me hubiera avisado que Dani "se estaba mordiendo la lengua" al decir que "Lotina y yo hemos hablado en privado", por no decir o escribir que se estaba cagando en su familia entera por haberle acusado de "no tener chispa". A ver qué pasa esta tarde.
*
Miguel Ángel Santos es uno de los encargados de la sección polideportiva y un tipo, que según se ve, derrocha deontología por doquier. Suya es la contraportada, compartida a veces con Josep Margalef. Única en todo el estado, ya que en la del resto se exhiben mujeres ligeras de ropa, parecido a aquella página 3 de no sé qué diario sensacionalista o a las chica del jueves.
Lo cierto es que me dijo que se peleó por ello, para conseguir un producto periodístico lejos del gancho fácil para atraer lectores.
Ayer volvió a indignarse. Más o menos por lo mismo. Desde Madrid no hubieran dedicado dos páginas enteras al karate español si no fuera por haberles fotografiado desnudos. Del palo artístico, pero desnudos. "No es correcto", asegura. Y yo que le acompaño en este pensamiento. Parece ser que aquellos deportes minoritarios se han de vender a cualquier precio para llamar un poco la atención de las cámaras de fotos o de los que deciden el peso de las páginas, aunque a veces, todo ha de decirse, se nos alegre la vista con ello.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres