Blogia
DESDE MI PLANTA

Cosas de la vida

El misterioso caso de las escaleras mecánicas

Sigo siendo peatón, y por consiguiente, usuario habitual del transporte público. La simbiósis se va produciendo de manera lenta, pero constante. Nunca me acabaré de acostumbrar, nunca lograré dejar atrás la añoranza de tiempos pasados.
Hoy me he mosqueado. ¿Qué pasa con las escaleras mecánicas? ¿Para qué sirven? Partiendo de la base de que como su nombre indica, te permiten ascender de una manera automática, sin esfuerzos ni cansancios, ¿no es de recibo que simplemente has de dejarte llevar por ellas? Entonces, digo yo, ¿porque nos hemos he de colocar a la derecha si queremos satisfacer a nuestra vagancia y dejadez? ¿Por qué tienes que dejar paso libre a los que van con prisa por la izquierda? ¿Por qué si tienes la mala suerte de no tener sitio libre a la derecha has de jorobarte y tener que subir a pie las escaleras mecánicas? ¿No ven que los escalones tienen una mayor altura y por tanto es el esfuerzo es mayor? ¿Acaso los que tienen prisa no pueden ir por la escalera normal y corriente de toda la vida? ¿Por qué los que vamos por la izquierda y queremos dejarnos llevar hemos adoptado este hábito cortés en contra de nuestra voluntad?
Nunca lo entenderé. A las 8.30 de la mañana uno aún tiene las sábanas pegadas, aún tiene remanescencias del sueño pasado. Aún baila sobre las nubes con la mujer de su vida, en un paraíso lleno de luz y de amor. Aún los pájaros te hablan y te susurran delicias divinas. Áún uno está sintiendo las sensaciones agradables del tacto sedoso de la almoahada y trata de atrapar y retener ese estado antes de iniciar un día más. Aquello terrenal más cercano a un estado de levitación es ese momento en que vuelas, con los ojos legañosos, por la escalera mecánica de la estación. Apenas dura 10 segundos. Que no me lo estropeen. Los que vayan con prisa y sudores, que vayan por la escalera de cemento!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Se apagó su voz

Se apagó su voz Victoria de los Ángeles

Por el culo te la hinco

Por el culo te la hinco Nuevo año, viejas tradiciones. Lo típico. Todo el mundo a felicitar el año, a desearte lo mejor, a enviarte mensajitos repletos de buenas intenciones y bla, bla, bla. Somos seres de costumbres, no lo podemos evitar.
En cierta manera todo esto me llevó a un sentimiento de repulsa. Qué asco me estaba dando al ver toda aquella falsedad. Por eso mi buen humor se había ido a tomar las uvas a otra parte. Comprensible en el fondo. Luego, en febrero, o tal vez en marzo, los mensajitos o los mails serán diferentes. Pero qué se le va a hacer. La Navidad está impregnada de esta falacia. Y como el maestro Espada diría, es un juego que la gran mayoría hemos aceptado. Hasta yo mismo, movido por este sentimentalismo, cometí la imprudencia de enviar el mismo sms a mis ex novias, ex rollos, ex mujeres del 2004. Soy un sentimental, lo sé, qué se le va a hacer.
Mi nick del messenger era "que le jodan al 2005", pero lo cambié. Por aquello de la superstición, otro de los puntos que me tocan la moral. Como diría uno de esos estudiosos antiguos que he estudiado, y del que no me acuerdo el nombre, las pautas sociales van que vuelan. Dad vueltas a la manzana con una maleta si queréis viajar este año, poned una joya o algo de oro en la copa de cava, chacolí, vino , champagne o cocacola, llevad bragas, sujetadores, calconcillos rojos, comeros las uvas para tener buenas suerte, etc. Ya, claro, que se lo digan a los que iban en los trenes del 11 de marzo, que se lo digan a los 120, 150, 100?? mil muertos del sudeste asiático, a los argentinos de la discoteca, que a su manera y según sus tradiciones, invocaron a la buena suerte para el 2004.
No aprendemos, no obstante. Empezando por un servidor, que en un intento de rebeldía, estuvo a punto de mandar a tomar viento todo aquello.
Pero no. Cena familiar de pescado -odio el pescado, zas, zas, zas, cuchillos afilados, el pescado es mi enemigo-,coca-cola en vez de vino y cruz y raya en la televisión. Y cómo no, campanadas en la plaza del Sol, las tradicionales y las de toda la vida, con Ramón García y Ana Obregón. Vaya mezcla. Capa más silicona, el yerno que toda madre quisiera tener con la nuera que toda madre no quisiera. A todo esto, se sumaba la tontería del 2005, por el culo te la hinco. Gilipollez, al fin y al cabo, pero que pretendía ser la gracia del momento, junto con la típica estupidez y torpeza falsa de cada gala de la Obregón. Si hace un par de años, en una de esas galas, la tetuda bióloga se caía accidentalmente y se cargaba una estatuilla, el accidente de este año ha sido tirarle la capa desde el balcón a la calle sin quererlo. Graciosísimo.
Y venga. Doce uvas. Ojo con los cuartos. Y doce veces dong, y doce uvas que me comí. Brindis sin oro, y besitos por todas partes. Y ya está, empieza el 2005. Por delante doce meses repletos de buenas intenciones y de buenos propósitos. Ir al gimnasio, acabar la carrera, encontrar trabajo, ser mejor persona y, sobretodo, dejar de fumar.¡Falso! Tengo un amigo que lleva tres años dejando de fumar en fin de año. Lo peor es que cada año dice que ese año va en serio.
Total, lo destacable de todo esto es que al menos he vuelto a escribir. No sé si para bien o para mal. Debe ser cosa de los propósitos. Por lo demás, todo normal. Como el año pasado, me he despertado solo, en una habitación que ya aborrezco. He desayundado, me he fumado un cigarro y me he puesto a ver los dibujos de la tele. Sin resaca, porque al final no salí. Y pensando que no trabajaba hoy, hasta que he visto el cuadrante. Y normal, como siempre. Bueno, lo único es que hoy es mi santo. Pero bueno, a uno ya le empieza a resbalar esto de las onomásticas.
A pesar de todo, desde aquí os mando el borreguismo pertinente. FELIZ 2005 a todos, y a quien le guste o le vaya el asunto, que se la hinquen bien hincada!

Decálogo de un estudiante libre de exámenes

Decálogo de un estudiante libre de exámenes 1. Sé libre y disfruta Ya no tienes que estar pendiente de tus horarios, ya no tienes que programar tu vida durante dos semanas. Disfruta, déjate llevar por las emociones, por los sentimientos. Haz caso a tu instinto. Mira las cosas de otra manera.
2. Duerme todo lo que quieras Nadie te espera en las aulas ni en las bibliotecas. Dale un capricho a tu vagancia y a tu perezosidad. Siéntete agusto y confortable dentro de las mantas. Nota el suave tacto de la almohada en tu cabeza y cierra los ojos una y otra vez. Sueña con lo que y con quien quieras. Hazte el remolón. Es recomendable despertarse a las 8 de la mañana y recordar que no toca hacerlo aún. Vuelve a la calma, el desayuno vendrá más tarde.
3. No caigas en el aburrimiento Suele pasar. Desear tantas veces la llegada de las vacaciones, y una vez en ellas aburrirte como una ostra. No caigas en esa trampa. Ten iniciativa, queda con mujeres, ve al cine o al teatro, sácate el carnet de conducir, pasea,muévete en definitva. ¡Diligencia!
4. Lee, sediméntate Como diría el fabuloso capitán mierda, cultivad el espíritu (zas, zas, zas, cuchillos afilados). Yo tengo una lista de libros aún por leer. Vosotros seguro que también. Llenad vuestra maleta de sedimentos. Siempre va bien.
5. Cultiva tu cuerpo Ya es hora de que vuelvas otra vez a sudar. Los exámenes te han apartado del asfalto o de la cinta. Corre, vuela, vé más allá. Y después, sube y baja mancuernas, haz flexiones y abdominales (hop hop hop). Supérate, vive, respira. Nada también. Lo que sea, pero no dejes que los polvorones ganen esta batalla.
6. Ordena tu vida En todos los sentidos. Ordena tu habitación, tus apuntes, tus notas. Agrupa lo que tienes disperso y haz grupos. Aclara situaciones, conceptos, malententidos.Para entender a los demás, es mejor empezar por uno mismo. Ten claro a dónde quieres ir.
7. Da mucho amor Lo dicho. ¿Alguna voluntaria?
8. Lleva siempre contigo vitamina B6 Es mano de santo. Metaboliza el alcohol de manera fulminante. Ideal para estas fechas de borracheras y fiestas locas. Ten cuidado, no obstante. No conviene abusar del alcohol. Pero si lo haces, con una pastillita se te va todo en media horita.
9. Olvida el pasado durante dos semanas No te preocupes de lo que quedó atrás. Olvídate de partidos aplazados, de matriculaciones o de jugadores de baloncesto en plena edad del pavo. Ya tendrás tiempo suficiente más adelante. Ahora sólo preocupate en despreocuparte
10. Inspírate Escribe algo decente de vez en cuando. No dejes de lado este blog, a pesar de querer haberlo dejado en miles de ocasiones. No caigas en la tentación, ahora tienes tiempo.

Je suis désolé...

Se me ha pegado esta construcción francesa que, simplemente, significa "lo siento". Me la pegó Nuno, un portugués que vino hace un par de semanas invitado por un amigo. Trabaja en Francia, odia a los franceses. "Te miran con cierta ironía, te dan una palmadita en la espalda y te dicen "Je suis désolé".
Como no, después de asimilar un concepto, te da la sensación de que te persigue a lo largo de la vida. O al menos durante un cierto tiempo después de haberlo hecho.
No puedes entrar en tal local, y miras al portero gruñón. Piensas que seguro que está diciendo para sí mismo -nunca he sabido si va junto o separado- el "Je suis désolé". Subes y bajas escaleras, pides tanda, haces cola, y la funcionaria de turno te dice que necesitas tal cosa o tal otra para poder atenderte. Le miras. Piensas en el "Je suis désolé". Pides un cambio y no hay manera de conseguirlo. "Je suis désolé". Pides información de tal o de cual, insistes que no es para uso personal, sino para uso académico. Te lo niegan, "Je suis désolé". Y así cuando pides fuego, cuando pides cambio, cuando pides apuntes, cuando pides que no te pongan una multa, cuando te despiden, cuando no te contratan, cuando no pueden venirte a buscar, cuando te suspenden, cuando se colan en la fila del pan, cuando te salpican en los pasos de cebra, cuando Castro te corrige, cuando te abandonan, cuando te ponen los cuernos, cuando Bush gana las elecciones, cuando tus niños no te hacen caso, cuando se equivocan al darte el cambio, cuando marca el rival, cuando pierdes el sorteo, cuando te toca vender programas...
Mon dieu, no c´est pas possible! Je suis désolé aussi! Yo sí que estoy désolé. Desolado, fastidiado, jorobado de recibir tantas palmaditas en la espalda. ¡Ya está bien! Utilicemos las cosas en su momento debido. Digamos lo siento cuando realmente es así, cuando realmente hay una razón de peso para decirlo.

*

Me encanta jugar con el traductor de Google
it enchants to me to play with the translator of google
il enchante à moi pour jouer avec le traducteur du google
incanta a me giocare con il traduttore di google
enchants a mim jogar com o tradutor do google
es verzaubert zu mir, mit dem Übersetzer von google zu spielen

...además, sabes que nunca te abandonará ni te dirá el "no eres tú, soy yo".

*

Va el señor marqués, de apenas metro y medio, con su ropa elegante, su barriga pronunciada, su cabello bien peinado y su exquisitez exquisita y refinada. Lanza al suelo una parte del envoltorio de sus patatas y con gran disimulo, lo esconde bajo una silla con el pie. "Disculpe, ¿podría ser que el bocadillo no estuviera muy tostado? Al menos, que el jamón no lo esté mucho"
¡Anda niño, vete por ahí que te doy una torta! Y mientras, la madre hablando en la mesa con su amiga del alma. Y mientras yo en la barra, con el café hirviendo, tan feliz. Y mientras la camarera sonriendo y pensando lo mismo que yo. "Anda niño, vete por ahí..."

Cuando menos te lo esperas

Cuando menos te lo esperas ¿Puede cambiar tu vida de repente, cuando menos te lo esperas? ¿Pueden tus convicciones y tus ideas venirse abajo en un par de días, cuando menos te lo esperas? A Harry Sanborn (Jack Nicholson), un tipo rico de 63 años, sí que le sucede. Su filosofía de vida se desmorona al conocer a Erica Barry (Diane Keaton), prestigiosa guionista teatral y madre de su novia Marin, de apenas 30 años.
De un fin de semana aparentemente ideal se pasa a la convivencia forzosa entre estos dos personajes, pero que a pesar de todo, desencadenará en una revolución de sentimientos que condenará a Harry a reconocer su verdadero amor y a renunciar, de modo propio, a su vida anterior. Una vida ausente de compromisos y plagada de principios supuestamente inalterables.
Tejido bajo una divertida comedia de enredo, las reflexiones sobre los típicos tópicos que afectan a hombres y mujeres derivarán hacia un punto en que lo más importante es la sinceridad con uno mismo. De amores imposibles a almas gemelas, de convicciones rotas a la redecoración de toda una vida, la película te lleva a la conclusión de que nunca es tarde para retroceder un paso y descubir por qué senderos anda tu vida. Nunca es tarde para rectificar y ser sincero con uno mismo, si con ello encuentras tu paz interior. Ideal para evitar más ataques al corazón.
Me quedo con un par de perlas. La primera, de Harry, cuando declara que no es su culpa el hecho de salir con chicas de menos de treinta años. ¿Acaso el mundo no se ha parado a pensar que son las de más de treinta las que no quieren tener nada con él? La segunda, mi descubrimiento de Diane Keaton. Por su manera de actuar, por sus constante expresiones, comprimidas en un par de segundos y que indican su gran capacidad para demostrar sentimientos y estados de ánimos.
El mejor punto, sin duda, la hermana de Erica, Zoe. Profesora de la Universidad de Columbia, nos hace una disertación excelente sobre las diferentes repercusiones que tienen el hecho de que un hombre salga con una mujer joven y viceversa. Evidentemente, en su discurso feminista y no menos cierto, las connotaciones negativas se las lleva siempre el segundo caso: mujer madura, sola, divorciada: deprimida. El caso contrario no; hombre soltero, maduro, atractivo: todo un regalo y un reto para las mujeres. Y así muchos casos en los que ser un zorro es ser un tipo listo y hábil y ser una zorra es ser una ...

Artículo censurado. Miremos el lado bueno de las cosas pues.

¿Seré generalista o específico? No lo tengo muy claro. Bueno, mejor no quiero tenerlo, porque todo indica que mi vida se centra en la generalidad. Bonito eufemismo para disimular lo mediocre, a pesar de que el altísimo Espada decía que la especialización era la ínfima esencia del ser humano.
Es contradictorio. El término generalista es un término que me confunde. Soy capaz de hablar poco de mucho. Y eso, a ojos de la gente puede ser una gran ventaja. Puedo reunirme, sentarme contigo a tomar un café, entablar una conversación larga y tendida de varias cosas. Qué sé yo? Soy capaz de que hablemos de toros, de ópera, de deportes, de experiencias íntimas, de psicología del ser humano, de naturaleza, de televisión, de cotilleos, de política, de cine, etc. Podré, si me lo pides, darte mi opinión de diferentes temas y pensarás que soy una persona culta. ¿Pero hasta donde se ajusta esa realidad?
Soy generalista. Puedo divagar, rozar por encima los temas que nos rodean en esta vida. Puedo hacer que pases un buen rato agradable y ameno. Pero no aprenderás conmigo. Sólo encontrarás la punta del iceberg.
Todo empezó a los 18 años, cuando decidí apartar de mi vida lo específico, cuando decidí abarcar lo máximo posible, cuando decidí ser maestro generalista. Tal vez ahí cometí el error, si es que se puede considerar como tal. ¿Es aplicable aquello de que quien mucho abarca, poco aprieta? Yo creo que sí. ¿Debiera abrir mis puertas a todo, o centrarme sólo en puntos concretos?
No lo sé, pero todo indica que mi naturaleza curiosa hará que en mi vida no se restrinja la entrada a nada ni a nadie.


*

Tenía razón. Alfonso regresó ayer como Jesucristo a la entrada de Jerusalem.

Remember when...

Remember when... Maravillas, oiga, hoy traigo maravillas. Directamente extraídas del diario Tele/Expres de marzo de 1980. Ahí, en la Biblioteca de Catalunya, rodeado de viejecitas, camellos, yonquis y roedores de cultura, he realizado un viaje al pasado, a la época de Artola, Ramos, Migueli, Olmo, de la Cruz, Reixach, Landáburu, Zuviría, Simonsen, Carrasco...el increíble H.H..
He encontrado joyas, oiga. ¡Joyas! Aquella máxima de que "nunca te acostaras sin aprender algo nuevo" hoy es cierta. Vengo empapadito. Empecemos.
Primero de todo, yo creía que Carod Rovira había causado precedente con sus viajecitos a Francia. Pue mira por donde, resulta que el señor Tarradellas ya ostentaba ese honor, al mediar entre ETA y el PNV en una entrevista en ese mismo país. La diferencia, no obstante, es que lo hizo con el conocimiento de el señor Suárez y el mismisimo rey.
En Francia, ¡un país que en plena década de los 80 aún mantenía la pena de muerte! Y sin rodeos los gavachos. Expeditivos a más no poder. Ni cortos ni perezosos, guillotina en mano. Où est la liberté mon dieu?
Y sigo con Tarradellas, porque también fue de los primeros en un tema que hoy en día es bastante espinoso. Fue el primer "president" que asistió al palco en un partido de España, ¡en el Camp Nou! Madre mía del amor hermoso, si Carod y los talibanes supieran esto, con lo de Maragall aún coleando.
Hoy el círculo se cierra. Todo encaja. Hablando de socialistas, los de la época -Reventós en cuestión- se dedicaban a criticar al Cañelles, de UCD, por considerarle prisionero de su partido. Y claro, no es viable que un presidente de la Generalitat se vea atado de pies y manos por el gobierno central. Y digo yo, ¿de qué me suena a mí todo esto?
Más. En marzo del 80 los E.EU.U. ya empezaban a "preocuparse" por el terrorismo global. Ya consideraban el hecho de que Irak sería un buen país al que invadir en un futuro. Ya salían informes en los que aseguraban que en aquel país se podían fabricar bombas atómicas. Ya sabemos todos cómo ha acabado esta sospecha.
Y mientras en el diario Alcázar un generalísimo de los de moral recta y garrote firme declaraba que urgía la necesidad de un cambio radical en una sociedad corrompida por la pornografía, Tele/Exprés anunciaba en sus páginas finales que en un callejón de Barcelona existía un local que se llamaba Bagdad, con una foto enorme de una señorita de buen ver saliendo de una lámpara mágica. Un par de páginas antes, se nos informaba que el cine porno en Italia no daba dinero. Un par después se publicaba una crítica de la película de Vicente Aranda "La muchacha de las bragas de oro", con una provocativa Victoria Abril.
Y nuestro amigo Felix, que justamente en esos días había muerto en accidente de avión en Canadá. Y Tito, dictador de no sé donde que iba muriendo poco a poco, como el sha Pallevi. Y Yugoslavos y Croatas, con sus precedentes. Y una fotografía de Ernest Lluch de joven. Y guerra fía de Jimmy Carter, con sus boicots. Y Mari Carmen y sus muñecos. Y Joaquín Prat y Angel Casas...
Jolín, qué bien me lo he pasado hoy. Por cierto, España perdió 0 a 2 contra Inglaterra, a pesar del buen papel del mítico Arkonada.

*

¿Apología del nazismo? No, yo hago otra visión demagoga. Yo veo el vaso medio lleno. Podría decir que un desfile de un republicano y uno de la división azul cogiditos de la mano simboliza el entierro absoluto de toda diferencia y rivalidad que pudiera haber existido en el pasado. Veo a dos de ayer caminando hacia un mañana. Veo un ejemplo a los jóvenes. Veo una cicatriz totalmente cerrada. Veo una reconciliación. Veo perdón y entendiemiento. Pero claro...yo también estoy siendo demagogo, como vosotros, talibanes. Empiezo a dudar de aquello de que "la verdad no es poliédrica". Sinceramente, no sé qué pintaban allí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

matrimonio y adopción

matrimonio y adopción Bueno, bueno, bueno. Ya tenemos debate. El Gobierno ha aprobado el proyecto de ley que permitirá el enlace matrimonial entre homosexuales y lesbianas, además de brindarles el derecho a la adopción.
A partir de este punto, mi vertiente de izquierdas me hace recibir la noticia con satisfacción. Los homosexuales son personas, y como habitantes de este mundo, tienen todos los derechos del mundo a vivir la vida según su manera. Nadie debe entorpecer la felicidad de las personas, si ello consiste en formalizar su amor en un papel y, aún más importante, gozar de los privilegios administrativos, sociales o económicos de los que disfrutan actualmente las parejas heterosexuales. Dejando a parte si se debiera llamar matrimonio, ya que según los diccionarios un matrimonio es el que está formado por un hombre y una mujer, a parte de ser considerado como un sacramento de la santa, católica y apostólica iglesia, esta noticia es una ventana abierta que permite airear y ventilar las ideas anquilosadas y anticuadas que durante tanto tiempo han permanecido estancadas en nuestra sociedad.
Ahora, mi lado oscuro se preocupa por lo de la adopción. No pongo en duda la capacidad paternal o maternal de los homosexuales, pero sí las posibles repercusiones que el chaval o la chavala puedan sufrir. Y me baso en la experiencia de haber trabajado con niños y ver el día a día de los colegios en los que, en un gran porcentaje, el niño que rompe la tendencia es visto como una rara avis. Desde el niño que lleva gafas de culo de botella hasta el que juega con las niñas en el patio. No le pidas al matón de tu clase que abra su mente y discurra por unos cauces de liberalismo y progresismo. El niño que diga que tiene dos padres tiene un alto índice de probabalilidades que le llamen maricón un día y otro, que sea mal visto en las duchas del colegio o que nadie vaya a su fiesta de cumpleaños. Así hasta que las mentes se estabilicen. Así hasta que su entorno sea capaz de entender la necesidad de un mundo abierto. El trabajo del maestro no será suficiente, creedme. Aunque esto son suposiciones. Nunca se sabe qué puede pasar.

Autoestima

<s>Autoestima</s> Es curioso. Una persona depende totalmente de su autoestima. En grados diferentes uno puede llegar a ocupar un rol u otro en la sociedad. Estar seguro de uno mismo es vital. Pisar fuerte sin dudas, dirigirse hacia los demás con confianza, mirar a los ojos. Importantísimo esto último. ¡Básico!
Mi animalidad está formada por varias piezas que comprenden mi puzzle. Y la autoestima es una que aparece y desaparece en la caja. A veces la hecho a faltar y me pregunto dónde estará. Sé que está, porque es ya la he visto antes, pero es juguetona. Se esconde cuando la más necesito y aparece cuando no. Me hace ser como soy, pero desaparece en momentos en los que la necesito más que nunca. Titubeo, tartamudeo, me atrabanco. Bajo la mirada y me pongo al nivel de un cordero a punto de ser degollado. Las palabras se colapsan y no salen. El mundo se viene abajo, y precisamente en el momento en que debiera ser al revés, en el instante donde la cabeza debiera estar erguida y la mente clara.
Hoy me ha sucedido. Hoy mi superyo estaba de vacaciones. ¡Maldita seas! No es la primera vez que me lo haces. Hoy las piernas han vuelto a temblar y una sensación extraña que subía por dentro me ha impedido decir que Sí, estoy bien, que el verano ha ido perfecto, que he conocido a otras mujeres, que mi vida va de puta madre, que te veo más gorda y que, como dicen los Planetas, ojalá te cuelgues de un pino... Pero no he podido. ¡Mecagüen!

Totus Tuus

Totus Tuus El Papa apenas pudo leer ayer su audiencia semanal

No me extraña que no pueda, pobre. Se debe echar a llorar. Para el bien de su audiencia, y la del Vaticano, haría falta una reconversión total en su parrilla de programación, así como deshacerse de secciones, contenidos, programas y presentadores conservadores y anticuados. Sí señor, hace falta una flexibilización en muchos aspectos. Lo primero, sin duda, una reorientación de gran magnitud y una búsqueda de un target más joven para desplazar al existente. ¿Qué sé yo? Programas como "El condón no puede resultar tan malo" o "Sé feliz con tu orientación sexual" pueden ser un gancho para encontrar a un público más joven y dispuesto a entender, aplaudir y seguir a la iglesia. Todo es cuestión de redireccionar la cadena. Además podría incluir en su parrilla concursos donde los países más pobres y hambrientos pudieran participar. La cuestión económica no sería un gran problema porque ya sabemos todos que las arcas del vaticano están a reborsar.

Pd. Jo, pobrecillo. Bromas aparte, ¿alguién le puede dar ya la jubilación a este hombre?

Reconquista?

Reconquista? Aznar dice que la pérdida de Al Andalus y no la guerra de Iraq fue la causa del 11-M.
Sí claro. Es obvio. Y los GRAPO se originaron debido al destierro del Cid y reclaman a los descendientes de Alfonso VI que reconozcan el juramento de Santa Gadea. Y ETA, seguramente, surgió tras el motín de Esquilache, ya que el pueblo vasco, particularmente, se negaba a llevar capas cortas.
Por favor. ¿Alguién me puede decir qué hace ese señor bigotudo dando clases en Georgetown? ¿No por nada eh? A mí realmente los americanos me resbalan bastante. Y la universidad esa me suena a la típica pija americana, con césped y hermandades Kapa-Beta-Alfa que tantas veces han aparecido en las películas. Lo pregunto, principalmente, por la imagen que el mundo se debe estar formando de nosotros. Ahora mismo, cientos y cientos de miles de personas coherentes se deben estar preguntando cómo demonios llegó a ser presidente de un país como España un personaje pintoresco que, a parte de no saber hablar inglés y de no tener un sentido del humor que vaya más allá del de sus propios guionistas de discruso, no sea capaz de asumir la realidad. Una realidad que hemos sufrido como consecuencia de sus actos y decisiones. Una realidad inmediata, del siglo XXI, no de 1492. Piensa el ladrón que todos son de su condición. Piensa el ignorante que todos los son. ¡Por favor! Yo mejor sigo con mi carnet de conducir y hago ver que no he leído tal tontería. Porque de ser así, aún pensaré que los de Sendero Luminoso o los Zapatistas vendrán aquí y nos liaran un pollo por haber conquistado América...

Inmóvil - dedicado a Anais-

Inmóvil - dedicado a Anais- Ya se sabe aquello de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces sobre la misma piedra. Y si tenemos en cuenta de que yo soy un animal en todos los sentidos, es de pensar que no paro y no paro de tropezar. El último caso, mi telefóno móvil. Mejor dicho, mis teléfonos móviles. Dos en un mes. Dos hechos que me han llevado a gastarme la pasta en estos malditos aparatejos. Dos veces que me han negado la garantía. Dos veces en que me han tirado a la piscina con el móvil encima. Sí, ya lo sé. Ridículo. Ya lo sé...
Todo esto da que pensar. Yo antes vivía feliz sin ellos. Yo antes no tenía la necesidad de estar todo el día localizable. No era una persona dependiente de las nuevas tecnologías. Y ahora, ¡miradme! Ansioso cada vez que no me va el cacharro, preocupado por no contestar "la llamada de mi vida", adicto al mensajeo, a la comunicación. Mi sociabilidad depende de ello cada día más. No sé vivir sin él.
Por eso he empleado un día entero en la búsqueda del sustituto perfecto. Mañana y tarde a la captura de mi salvación. Al final he acabado, desesperado, en un bazar de dudosa fiablidad, empujado por el mono, deseoso de conectarme al mundo y ver mis mensajes, mis llamadas perdidas, mis mensajes en el buzón. Y al fin lo he encontrado. Con regateo me lo he llevado. Mi nuevo compañero. Mi llave a la sociedad. Liberado, en buen estado. ¿Tal vez robado? No lo sé. Pero lo tengo y soy feliz. Ya tengo movilidad. Soy libre...

*

El chaval debería tener entre 8 o 9 años. Seguro. Toda mi experiencia con niños ha girado sobre esa edad. Les reconozco. Éste, sin embargo, me dejó descolocado.
En un bar repleto de madridistas, donde la tensión flotaba en todo el ambiente, apareció él. Feliz, patinete en mano, recorrió el angosto pasillo del local. E igual de feliz empezó a gritar: Puta Madrid, a la mierda, que se jodan. Así una y otra vez. Los borrachos se despertaron. Las parejas se separaron. Y el dueño del bar, feliz. Qué mono es mi niño!. Luego empezó con la máquina tragaperras, con la que ganó 80 céntimos. Bueno de eso se jactaba. A ver quien le explica que había perdido 20. No era cuestión de desilusionar al chaval...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Shinosuke

Shinosuke Ricard, que ya he dicho que es un veterano, tenía razón. "Una vez pasa el martes, la semana está superada". Sí, sí. Lo corroboro. Hoy ha sido un día diferente. Estaba nublado, pero hacía sol. Las nubes olían, no sé a qué, pero era un momento ideal...Estaba ahí, viendo a mis niños jugar. Disfrutaban con el "pichi", esa versión mítica, typical Spanish", del béisbol. Y allí estaban, sonrientes, felices, llenos de vitalidad. ¡Claro, es que son niños! Sergi, con sus muecas y sus gestos, con su fisonomía tan especial. Le llamamos Shin-Chan -o como se escriba-, aunque a mi me gusta más llamarle Shinosuke. Paula, tan mona, una vez superado su temor y su odio hacia mí. Clara, que no sé por qué me recuerda a Paula Arantxa -chica, lo siento, pero es que de verdad lo hace-, Miriam, Pere, Eloy, María...Todos riendo. Todos disfrutando. Y a la vez que los veía, me acordaba de cuando era pequeño. Y me acordaba de lo que disfrutaba. Y me acordaba de lo loco que estaba, movido por mi instinto de niño curioso a cometer locuras. Y recordaba que el día pasado ellos mismos también las habían cometido y yo les había tenido que frenar. Y recordaba que ayer también rieron, y me lo agradecieron. Y todo concordaba, y todo tenía un principio y un fin. Yo era niño y ellos lo son. Yo me tiraba por las rocas al agua, ellos trepaban como monos por los árboles. Y yo les frenaba y les decía que bajaran, y mi madre hacía lo mismo cuando enfilaba el acantilado. ¡Ah mi madre! Me daba la merienda y yo le daba un abrazo. Y mis niños me siguen y me cogen de la mano. Y recordaba mi infancia y mi presente. Recordaba por qué decidí ser lo que fui, o lo que soy ahora a tiempo parcial, y me quedaba embobado viéndoles. Y salté de mi sueño y fui uno más. Me metí en un equipo y chuté la pelota tan fuerte como pude, y corrí base por base, eufórico, pletórico, sabiendo que conseguiría una vida y una vuelta completa para mis amigos, pensando que después de jugar iriamos a merendar. Y veía quedarse quieto a Shinosuke, animándome, y recordé que a lo mejor nos iríamos a ver Bola de Drac.O tal vez cogeríamos las bicis y nos iríamos por ahí como locos y montaríamos un circuito. O no! Mejor una rampa. A ver quién salta más lejos, sin temor a caer o a hacerse daño. Y si me hacía daño me daría igual, porque mi madre me curaría y me cuidaría para que volviera a la cabaña que habíamos montado... Hasta que desperté por la ira de Pere, por haber hecho trampas, porque yo era mayor y chutaba más fuerte. Y además vas con ellos y no con nosotros. ¡Y que no vale! Y ahí fue cuando regresé y respiré. Y recordé que era mayor. ¡Qué putada! Tomé aire de nuevo y me limpié el sudor. Y volví a mi sitio. Y reí. Hoy es Martes, qué coño. ¿Y ayer no me dí cuenta?"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres