Blogia
DESDE MI PLANTA

Faltan 10 minutos para el Milan-Barça

Elena, sin hache -creo-, es una muñeca. Sus facciones así lo demuestran. Y su piel, de apariencia tersa y lisa. Una auténtica belleza de persona en todos los sentidos. Y coherente, de las que más. Con ella da gusto hablar.
Su personalidad es ambigua, no obstante. Da la impresión de que de su estado de sonrojez permanente pueda pasar de inmediato a su lado más agresivo. Dulficado siempre, que conste. Es una mala leche de la buena, de mentirijilla. Inmediatamente vuelve a su plasticidad, a su encanto personal.
El otro día me tocó estar con ella en el Espai Liceu, el lugar más pesado y aburrido de los que os podáis llegar a imaginar. Y si se puede llegar a pensar que la palabra "tocar" connleva un significado negativo, no le déis esta connotación. Es más, que quede entre nosotros, me presté voluntario a ello.
El resto intuidlo. Diálogo en las dos direcciones. Conversación. Comunicación: emisor, canal, mensaje, y sobretodo receptor. El Espai se convirtió en un sofá ancho, cómodo y agradable en el cual uno se puede "espatarrar" para pasar una gran velada.
Temas planteados: capacidad de superación personal, perder el miedo a expresar sentimientos ante un público concreto, mi carnet de conducir -me mira como mi madre y me dice, sin hacerlo, que ya va siendo hora chaval, que tienes 25 tacos ya- y fecha de caducidad. Lleva tres años vestida de rojo y no ve su fin por los pasillos. Yo de momento tampoco, al menos hasta que acabe la carrera.

*

Me sabe mal por las camareras de la cafetería, pero no lo puedo evitar. He adquirido una costumbre. Mala o buena se podría debatir.
Lo cierto es que cada día tengo el privilegio de hacer una siestecilla de las buenas, es decir, de 15 o 20 minutos. Nada de horas, que luego uno se levanta embobado, empalagoso y habiendo perdido el norte.
Con máximo media hora uno se despeja y saca de dentro de sí el cansancio acumulado. Uno se puede enfrentar a niños, pelotas de baloncesto, burgueses por acomodar u horas y horas de búsqueda en la Biblioteca.
Lo malo es que no se pueden evitar las secuelas. Ojos diminutos, boca pequeña, voz silenciada y algún que otro bostezo. Remedio, un cortado. El tercero o cuarto del día. Consecuencia, envidia, malestar, ironía ácida y corrosión de las camareras que cada día tienen que ponerle al señor Puig el cortadito de después de la siesta. ¿Qué, cómo ha ido la siesta de hoy?

*

Ya no tengo Fotoshop. Leti, no te ensañes mucho.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Leti -

Veo que te ha afectado mi crítica constructiva. Pero si haces algo que me guste también te lo diré, no te preocupes!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres